10 ventajas de baby-led weaning

¿Sabían que el baby-led weaning tiene muchos beneficios para el desarrollo de sus bebés y para la salud de toda la familia? Aquí les tengo 10 ventajas de este método de alimentación complementaria.

10 ventajas de BLW

  1. Todos comen al mismo tiempo. Mientras bebés que están alimentados con papilla normalmente comen aparte, un BLW-bebé puede comer junto con el resto de la familia en el comedor. Nadie tiene que darle de comer, aprende a comer solito, una de las grandes ventajas de baby-led weaning.
  2. Ahorro de tiempo y dinero. Como el bebé come lo mismo que el resto de la familia (solo que sin sal o al menos partes de la comida familiar), no es necesario comprar o preparar papillas.
  3. Toda la familia come más sano. Tener un bebé que come de la comida familiar nos hace más concientes de lo que comemos. Eso puede tener un efecto positivo y motivarnos a hacer nuestra dieta más saludable.
  4. Comer es un acto voluntario. Bebés que son alimentados con papilla muchas veces deniegan la cuchara o comen más lento de lo que los papás plantean. Por eso hay papás que empiezan a usar trucos como él de la cuchara-avión o le piden al bebé comer “una cuchara para la abuelita” y otras cosas así. Esa dinámica puede tener la consecuencia que la alimentación se convierta en un juego de poder. En el baby-led weaning no son necesarios estos trucos. El bebé es quien decide qué, cuánto y en qué velocidad quiere comer. De esta manera todas las partes están más relajadas y el bebé conoce el acto de comer como algo que no se hace para otros, pero que se hace porque le gusta a él mismo. Para mi es una de las  más importantes ventajas de baby-led weaning. Un bebé que puede comer auto-determinadamente y sin presión desarolla una relación positiva a los alimentos y en general BLW-bebés después son menos remilgosos.
  5. Marcar el gusto. El gusto de un humano se determina en los primeros dos años de vida. Lo más diversa la gama de alimentos en este tiempo, lo más variado que comerá tu hijo en el futuro.
  6. Entrena la motricidad. Agarrar con la mano alimentos de diferentes formas, tamaños y consistencias y dirigirlos a la boca no es fácil. Esta coordinación ojo-mano y motricidad fina (especialmente cuando aprenden el agarre de pinza y pueden levantar pequeños trozos como arroz o pasas entre el el pulgar y el dedo índice) se entrena en bebés que hacen BLW varias veces al día.
  7. Desarrollo del lenguaje. Se entrena la musculatura de la lengua. Eso no solo es importante para comer, pero también para el desarrollo del lenguaje.
  8. Comer seguro. Aunque es un punto que preocupa a muchos papás, en realidad el riesgo de ahogarse se reduce, si un bebé se acostumbra temprano a comer alimentos sólidos. Esto es porque el reflejo nauseoso al principio todavía se encuentra muy adelante en la boca, por lo que trozos grandes de comida solo raramente llegan tan atrás que podrían tapar la tráquea. Con la edad este punto en donde se rejurgita la comida se encuentra más atrás, pero hasta entonces un niño que hace BLW ya sabe muy bien impedir con su lengua que trozos demasiado grandes llegan a la faringe.
  9. Reduce el riesgo de sobrepeso. Como es el bebé quien decide cuanto quiere comer y en que momento quiere terminar su comida, conoce la sensación de saciedad y se demostró que niños que practicaban BLW tienen un riesgo menor de desarrollar sobrepeso.
  10. Diversión. A los bebés les encanta explorar su mundo y una de las ventajas de BLW es que conocen la forma natural de la comida, no un puré que ya no refleja nada de la consistencia y del color original de los alimentos. Pero también para los papás puede ser un acto muy divertido. Muchas personas que vieron comer a mi hija con tanto entusiasmo quedaron fascinadas y dijeron que ya no se necesita la tele si tienes un bebé comiendo de esta forma.

 

 

Leave a Reply