Un año contigo

Meine kleine Maus,

ya hace un año que llegaste con nosotros para llenar nuestra vida de colores, caos, sonidos chistosos y una alegría que no conocíamos antes. Me hiciste dormir con los ojos abiertos por tanto cansancio, me hiciste crecer con estas nuevas responsabilidades, me hiciste llorar de felicidad, me hiciste mamá.

Recuerdo exactamente como empezó nuestra aventura. Primero con esa segunda linea en la prueba de embarazo y después con esa noche de luna llena. La luna llena rosada como la llaman, por ser la primera luna llena de la primavera. Una noche mágica. Esa mañana en que te tuve en mis brazos por primera vez. Que me miraste con tus ojos grises azulados por primera vez. Estos primeros días en que no dormí nada, porque no podía dejar de verte.

Pasó tan rápido este primer año contigo. A veces quisiera sentir tus patadas en mi panza otra vez, cargar esta bebé recién nacida de nuevo, tan chiquita, tan pelona, tan torpecita. A veces quisiera detener el tiempo, para vivir estos momentos una y otra vez. Pero el tiempo no se detiene y tú tampoco.

Ya no eres una bebé chiquita, aunque para mi probablemente un poco siempre lo serás. A veces, cuando estás acostada a mi lado, cuando siento tu calor y escucho tu respiración, mientras tus facciones se relajan totalmente, entonces veo este pequeño ser otra vez que tu papá me puso en el pecho hace exactamente un año. Entonces eres tan pequeña todavía.

Pero la verdad es que ya creciste mucho. Ya gateas rapidísimo, te encanta subir y bajar las escaleras y hace un mes empezaste a caminar. Cada día das más pasos y te mueves más segura. Cuando ponemos música, empiezas a bailar. Tu pequeño baile es lo más hermoso que he visto, junto con tu sonrisa tan linda, mostrando tus seis dientecitos. Tienes tanta personalidad, ya sabes exactamente lo que quieres y lo que no. Todo el tiempo estás en búsqueda de algo que puedes agarrar y explorar. Mi pequeña exploradora. Me enseñas tantas cosas. Me encanta ver el mundo desde tu perspectiva. Como te alegres con objetos tan simples como una botella de plástico o una piedra del jardín. Tus ganas de aprender cosas nuevas todos los días. Como nunca te rindes, como te caes y te levantas y como te esfuerzas hasta lograrlo. Eres tan fuerte y al mismo tiempo me necesitas tanto, jalas mi ropa para que te cargue y duermes pegada a mi cuerpo todas las noches.

Estoy tan agradecida por poder vivir todos estos momentos contigo. Todo de ti me fascina y es tan fácil estar feliz cuando tú estás aquí. Gracias mi pequeño gran amor, gracias por ser como eres, gracias por habernos escogido como tus papás.

Ich liebe dich Emily Celeste. ¡Feliz cumpleaños!

 

 

One thought on “Un año contigo

  1. Pingback: Un año contigo

Leave a Reply